cosas que aprendí a decirles a mis estudiantes en el regreso a clases

-Guillermo Rebollo Gil

¡Buen viaje!

Que la sociología es porosa, por lo que el prontuario se ‘nutre’ de los cambios al calendario académico. Así también, de la aparente imposibilidad de hablar de otra cosa en el salón que no esté conectada a la vida aquí después del 20 de septiembre.

Que, en lo que concierne todo lo que podría pasar en un salón de clases, lo más difícil hoy día es llegar a él. Que con llegar me hacen el día.

Que conviene, para el próximo semestre, proponer un curso introductorio a la sociología de la fila, la puerta de abordaje y los sin salidas. Que seguro cancelarían el curso por falta de matrícula. O de profesorado.

Que—cómo no—escribo cartas de recomendación, y recibo trabajos a distancia, y las ausencias tienen un peso en mis sentimientos, pero no en la nota final.

Que, desde el 20 de septiembre, los días se me hacen o se me deshacen según la gente que me cruzo en los pasillos de la universidad. Que estoy en necesidad de un concepto al cual conectar este sentimiento, a tiempo para mi clase de hoy. Que–de un tiempo para acá–, a falta de conceptos claves, todo conecta a una fecha que escribo en la pizarra como si no se acabara de acabar el día del huracán. Que es lindo cuando toda la clase se siente igual. Que es freaky cuando toda la clase se siente igual.

Que la sociología puede ser llorosa también. Que llorar, muchas veces, es fruto del conocimiento. Que la frase ‘fruto del conocimiento’ no es usual en mí. Pero la asocio con el registro estereotípico del ambiente universitario, y siento la necesidad de aferrarme a algunas formalidades, sobre todo cuando de la discusión en el salón, surge un inventario de malos tratos y abandono institucional de parte de las autoridades locales y federales, y la clase de introducción se asemeja más a un seminario avanzado de la sociología de la rabia colectiva. Que, parafraseando a un antiguo alumno, hay quienes quedaron y quedarán ‘rotos del conocimiento’ también.

Que yo no quiero que nadie los rompa. Que no sé si eso es algo prudente para decirle a un estudiante hoy día. Pero es el fruto de una preocupación sincera, aunque carezca el marco teórico para explicarlo.

Que, estén donde estén, ustedes nos hacen el día.

¿Vuelvan pronto?

IMG_2981
foto por Guermo, desde AM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s